"Las palabras se las lleva el viento..."

jueves, 9 de febrero de 2017

La última resta.

Le han robado demasiada luz a la luna.
Le han quitado demasiados pétalos a la flor.
Han violado los nuevos versos de Poesía.
Aparecieron muchos monstruos tras las máscaras.

Había una,
encarcelada en dolor,
por la que pedí pleitesía
para salvar sus cáscaras.

Siempre alargando la mano
para rescatar a la princesa,
siempre batallando
al presentarse el deber ante uno.

Nunca se recibió ni mísero ramo,
ni importó si la guerrera también se veí presa.
Ni una misma se preocupó al encontrarse llorando
puesto que no era oportuno.

A la una intenté lucharla,
incluso a las otras ayudé.
Me olvidé de mi,
y ellas también.

A la una, repetidas veces, logré alzarla,
Frente a las otras mis ríos anudé,
No bastó, ocurrió lo que temí.
Fui estúpida al pedir que los hipócritas cambien.

En la afrenta tres fuimos,
tres unidas conta la injusticia.
La una se fue con segunda.
Y estaba sola.

Les pregunté, pisoteada, y solo dijeron "huimos".
Ni pensaron que me dejaban sola contra Malicia.
Ellos me encontraron, rota e inmunda,
Casi ahogada por tragar mierda de tamaña negra ola.

Y una, en este punto,
no me negarás mi apoyo
incluso tras la experiencia.
Pero sigue sin bastarte.

Sigo oyendo de otros los asuntos.
Sigue sin importar que solo yo caiga al hoyo.
Y encima, a los salvadores de mi vivencia,
querrás además que de su lado me aparte.

Una, ¿yo que soy en tu vida?
Amiga me creía
pero la amistad no es así.
No debería doler tanto.

Veo incrédula como vuelves con el origen de tu huida.
Recordando tu promesa de que así no sería.
Ese mar oscuro sigue amenazándome con frenesí
cada vez más ansioso por obtener mi llanto.

Sé que no intentarás ayudarme
tal y como yo hice tantas veces.
Solo ellos me quedan.
Solo ellos me quieren.

Así que, querida una, no te atrevas a mirarme.
Si quieres que vuelva, como siempre, mas vale que reces.
Estoy cansada de lo que las otras enredan.
Ellos, a diferencia de las otras, no son de los que hieren.

Brillará la luna,
aplaudirán a la flor sin pétalos,
los versos sonarán fuertes
y las máscaras se romperán.

Adiós querida una, ya no puedo ser más cero habiendo luchacho por tres.