"Las palabras se las lleva el viento..."

jueves, 10 de noviembre de 2016

El mundo se fue a la mierda y se llevó las máscaras


Te despiertas y de repente el mundo no es igual. 

Lo imposible ha pasado, la gente no ha pensado y entre todos nos entierran.

Tu otro mundo, el más pequeño y cercano, parece el mismo pero ya no lo es. El desconcierto antecede al caos, el odio brota sorprendiendo a todos y desenmascara a los mentirosos, a los que callaban.

La envidia ha ganado, y las que antes alababan nos han apuñalado. 

Todas las cartas sobre la mesa. Sorprende lo que los celos enrevesan. Y lo que se vendía como una familia en dos bandos se separa y la guerra prepara ¿entrenando lo que nos espera?

Que asco de mundo y que asco de personas.

De todas formas, aunque las falsas se hayan unido, nos hayan sorprendido y en la primera batalla vencido... Han perdido. Han perdido las ayudas de las que más podrían enseñarles, han perdido el apoyo de las que más podían motivarles y ayudarles, han perdido la confianza de las que más éxito podía compartirles... Y más allá de eso, han perdido la credibilidad, se han mostrado como son no solo ante nosotras sino ante todos los demás, han perdido el respeto, han perdido oportunidades... Y todavía más han perdido a gente que las quería como nunca han querido ellas.

Y por intentar marginarnos se han marginado ellas. Así como los países se marginan ahora.

Viva la apología del odio y del egoísmo.

Ahora mismo lo único que me importa es que no me quiten nada más. Si llegaran a quitarme uno de mis tesoros no se lo perdonaría nunca. 

Nunca.