"Las palabras se las lleva el viento..."

jueves, 20 de octubre de 2016

Me quedé con tu personaje.

Hoy prefiero soñar despierta con un personaje, que no es de libro ni de cortometraje, sino que de la realidad me lo traje.

Es más cómodo suspirar por alguien a quien si vas a ver, será a largo plazo y de casualidad, y que por ser, seguramente sea con otra personalidad.

Apenas tres o cuatro frases compartimos, y sí, nos vimos, ¿te sorprendí como tú a mí? Seguramente sí, y al terminar nos fuimos. No tengo ni idea de cómo eres, de cuantos años tienes, ni de si tu nombre lo es realmente, y más importante, no sé si te gusta el café, si tú también sueñas despierto, si bailarías bajo la lluvia o en qué decides invertir el tiempo.

Sin embargo, lo poco que sé te convirtió en mi nueva escapada, porque te vi bailando con diábolos y me dejaste embobada, porque me pareciste tan adorable que tu sonrisa me daba ganas de abrazarte y cuidarte y solo podía sonreír también, pero con menos arte, porque tu imagen se me hizo imborrable (y eso que, me vas a perdonar, no eres un David de Miguel Ángel aunque sonrías como uno). 

Verte fue quizá, más que especial, oportuno.

No creo que volvamos a vernos en breves, tampoco que dándose el caso hablemos muchas veces.Y saberlo no me decepciona porque no eres tú sino tu personaje quien me emociona.

Solo quería no comentarte que es divertido encontrarte y descubrir cosas en común que te harían reír.

Y que no sepas que fuiste elegido, para en mi fantasía vivir, mientras mantengo al amor distraído.





No hay comentarios:

Publicar un comentario