"Las palabras se las lleva el viento..."

domingo, 21 de agosto de 2016

Oí al lobo rugir y me gustó.

Todo el mundo hablaba del espíritu del bosque, de sus galopadas bajo la luna, de sus victorias cazadas, de su precoz vuelo...

Y las sombras lo hicieron tropezar, lo quisieron tumbar y le gruñó el mundo entero, aquel que lo había ensalzado y que ahora lo mordía en su bipolar e hipócrita hegemonía.

Su pelaje se llenó de sangre, pero siempre siguió aullando, siempre se esforzó por seguir avanzando.

La estupidez y crueldad humana intentó extinguirte, como a tantas cosas.

Hoy estás bañado en tóxico petróleo, el cual apenas te deja respirar. Y, aún así, te he visto rugir, como en el principio de tu historia.

Puede que ya no te sientas parte del bosque, pero siempre va a ser tu lugar, puede que dudes de la manada pero siempre vas a ser imprescindible. Nunca dejes de correr, nunca dejes de aullar.

Hoy te llamabas "79".

Mañana serás "leyenda".

Gracias,

la luna.