"Las palabras se las lleva el viento..."

viernes, 4 de julio de 2014

Y voló

Entre enormes hebras negras que se alzaban hasta el cielo, iluminadas por potentes soles repartidos por aquel mágico cuadrado, dos figuras se encontraban, se unían, se sepraban, caminaban, giraban, saltaban y se volvían a encontrar.

La una contraria a la otra, dos opuestos perfectamente encajados. Delicadeza y fuerza, pequeño y grande, blancura y oscuridad... Ocupaban todo el espacio en continuo y sentido movimiento mientras un extraño magnetismo los volvía a juntar.

Su corazón latió nervioso parándose cuando ambos lo hacían. Aquella inesperada escena le arrancó la respiración y capturó su corazón, pues comprendió que se trataba de una hermosa historia sin narrar.

Bebió cada segundo de aquella belleza en esos cuerpos que se retorcían cálidamente al son de la música que los dirigía. 

No los contemplaba de frente sino de lado y escondida, pues sería la próxima en salir.

Sin embargo, todo lo que se avecinaba se borró con la magia de lo que sucedía ante sus ojos.

Su corazón comenzó a correr cuando lo hizo él, cada paso lleno de una fuerza que parecía empujar el suelo hacia abajo. Entendió lo que se proponía y las lágrimas amenazaron con aflorar. 

Saltó, se paró el tiempo, dejó de respirar, su cuerpo se iluminó con las luces que lo enmarcaban...

Y voló.