"Las palabras se las lleva el viento..."

miércoles, 12 de marzo de 2014

No dejes, Bella.

No llores, hija de Afrodita,
que no decaiga tu alma.
No les entregues tu arma
en esta batalla escrita.

Ellos no pueden dominarte,
sujetar tus manos creadoras.
Por eso raptan tus horas
para que creas que pueden condenarte.

Perdona a esta poeta muerta egoísta,
que no repara en tu ánimo.
Y que te arrastra en su magnámino
pensamiento pesimista.

Y se agarra a tu energía
para no ahogarse en desconsuelos.
Y aún se extraña cuando en estos vuelos
decae tu alegría.

Perdona a esta parásita
que se queja de carroñeros.
No hay suficientes fueros,
que salden mi deuda de manera drástica.

Quiero ser la guerrera valerosa
que batalle contra tus enemigos con brío.
Por no ver más tu ceño fruncido
durante tantas dolorosas horas.

Pero no encuentro el camino,
ni supe nunca consolar.
¿Cómo te puedo ayudar
si a la par profundizo tu sino?

No me dejes, por amistad,
acabar con tu motivo,
pasarte mi conflicto
y absorver tu vitalidad.

Párame si tienes que parame.
Córtame si no puedes más.
Prefiero aguantarme este gas,
a que, con razón, llegues a odiarme.

Tú eres mucho más de lo que muestras.
Tú haces mucho más de lo que quieres.
No permitas que estos seres
o yo misma, te hagamos nuestra.

No dejes, por favor,
que toda esta injusticia
ponga fin a tu sonrisa,
y apague tu corazón.




No hay comentarios:

Publicar un comentario